PEELING QUIMICO

Este tratamiento requiere una limpieza previa de la piel. A continuación se aplicarán los distintos agentes químicos en la zona deseada, habitualmente en cara, escote y manos. En ocasiones, para las semanas previas, se puede prescribir un tratamiento hidratante o despigmentante.
Durante el tratamiento es normal la percepción de una sensación de ardor, calor o picor. Una vez concluida su aplicación se suele producir un enrojecimiento inmediato de la piel que se acompañará de una descamación en los días posteriores.

Este tratamiento se puede clasificar en tres grupos, en función de la profundidad de actuación:
 
  • Superficial: Está indicado en pacientes que no desean o que no pueden permitirse una descamación visible. Suele dejar únicamente un enrojecimiento que desaparece en unas horas. Se utiliza sobretodo para el tratamiento de las marcas de acné, los poros abiertos y las arrugas finas. Además, aporta luminosidad y le proporciona a la piel un aspecto mucho más uniforme y saludable.
  • Medio: actúa a nivel de epidermis y dermis superficial. Este tipo de peeling ocasiona un enrojecimiento mayor y se acompaña de una descamación visible que dura unos días. Actúa sobre las arrugas finas y medias, las manchas ocasionadas por el sol, así como para el tratamiento del envejecimiento solar o senil. Normalmente se suele acompañar de otros tratamientos estéticos.
  • Profundo: actúa a nivel de epidermis y dermis superficial y media. Es más agresivo y requiere más tiempo de recuperación.
 
 

  • Marcas de acné.
  • Lesiones precancerosas.
  • Arrugas finas y medias.
  • Poros abiertos.
  • Manchas en la piel.
  • Envejecimiento cutáneo.
  • Acné.
  • Falta de homogeneidad en el tono de la piel
Contacto
Para solicitar información, rellena el siguiente formulario. Si lo prefieres, también puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono 622634132 o enviándonos un correo.